Archivado en octubre, 2013

Las coplas de la Vijanera (I)

// octubre 20th, 2013 // Comentarios desactivados en Las coplas de la Vijanera (I) // General

coplas

Tras muchos años de ausencia

desde los años cuarenta

volvemos a tu presencia

requiriendo más paciencia

Estos cuatro versos inauguraban a comienzos de los años 80 una nueva etapa para nuestra fiesta. Durante cientos de años, uno de los pilares fundamentales del rito siempre se ha sido la transgresión y ésta de un modo u otro siempre ha generado cierto rechazo por parte de determinados poderes y estratos sociales. Por tanto, aquella aventura iniciada hace más de 30 años, debe valorarse hoy en su justa medida. Fue mucho lo que se arriesgó en pos de una tradición milenaria silenciada pero no enterrada.

Volviendo a «las Coplas», son una de las partes de la fiesta que aún permanece totalmente hermética y así debe ser. Tal y como reza una frase que todos hemos escuchado desde siempre en boca de los vijaneros más veteranos: «las coplas no las hace nadie, las hace la Vijanera«. Se trata de un proceso en el que el grupo se reafirma frente al exterior y en el que cada uno aportará su grano de arena intentando que ninguno de los temas que han marcado el año, queden fuera.

El humor siempre debe estar presente sin olvidar los dobles sentidos y el juego con el espectador. Para que una copla sea buena debe dejar una parte del mensaje codificado para que cada uno intente descifrarlo en base a su información previa del asunto en cuestión. Quizás, a diferencia de lo que muchos piensan, lo más sencillo de todo sea encajar las sílabas correctas y colocar las rimas. En la criba final se intentan no repetir temas escogiendo las mejores estrofas.

Todo el pueblo espera el momento en el que las los pasquines empiecen a rodar de mano en mano. Siguiendo siempre la misma trayectoria, rápidamente los ojos se dirigen al final para ver lo que se cuenta del pueblo y sus oriundos protagonistas.  Si alguien dentro de muchos años se propusiese documentar la historia de nuestro valle, irremediablemente debería acudir a estas cuartillas dobladas que guardan la esencia de nuestra cotidianidad.

La Vijanera y su entorno

// octubre 16th, 2013 // Comentarios desactivados en La Vijanera y su entorno // General

Alubias

A día de hoy, quizás lo que más atrae especialmente al público extranjero es la cantidad y variedad de nuestros «trapajones» o «naturales». Un alto porcentaje de los elementos disponibles en nuestro entorno son empleados como materia prima para elaborar este tipo de personajes. Podemos clasificarlos en base a su origen y teniendo en cuenta si han sido manipulados o no por el hombre. En este primer grupo destacan los creados a partir del maíz: panojas, panizos, garabojos… También podemos incluir al trapajón de alubias o incluso los de hojas de magnolio, paja, erizos o laurel. En un segundo grupo, hechos con materiales totalmente silvestres, están los confeccionados con: musgo, helechos, berezos, pino, cortezas…

Por suerte, gran parte de los elementos que utilizamos son recogidos en esta estación por lo que a partir de octubre. Es el momento en el que los preparativos se aceleran y comienzan las labores de reparación y creación de todos estos personajes. Todo ello permite que el primer domingo de enero la naturaleza tome forma antropomorfa y recorra los montes y calles del pueblo.

Lo que hay detrás de la máscara

// octubre 10th, 2013 // Comentarios desactivados en Lo que hay detrás de la máscara // General

www.vijanera.com

Para muchos, la Vijanera únicamente toma vida los primeros domingos de cada año cuando el ruido, el caos y el color inundan el pueblo de Silió. Sin embargo, eso es sólo en apariencia, ya que para nosotros los vijaneros la fiesta está presente todo el año. Tan importantes son los momentos vividos ese día como todo lo anterior. Las tardes en el local, los trajes elaborados en en casas y portales y los nervios de los días previos, dan forma a un conjunto de recuerdos que perviven en la memoria colectiva por muchos años que pasen. Es precisamente cuando se generan las anécdotas que recordarán los vijaneros futuros tal y como evocamos nosotros las de nuestros predecesores. En las próximas semanas es mucho el trabajo que tenemos por delante, pero también grandes las satisfacciones que nos reportará ver como nuestro rito nos une aún más como grupo, formando parte fundamental de la vida cotidiana de nuestro pueblo.